¿Por qué las personas latinoamericanas emigran a otros países?

El mundo sufre desde hace años fuertes cambios originados por la globalización. Se ha facilitado la interrelación entre países que antes nos parecían muy lejanos, así como la posibilidad de movernos de unos a otros. El gran flujo de personas y de información que esto ha provocado, hace que cada vez seamos más conscientes de las diferencias de desarrollo entre los distintos lugares del planeta.

Esto ha animado a muchas personas a emigrar en busca de una vida mejor. Según los datos estadísticos, aproximadamente una de cada diez de estas personas migrantes de todo el mundo son latinoamericanas. Suelen tratarse de familias o personas pobres pero con suficiente dinero para viajar a un país extranjero en busca de empleo. Algunos de ellos llegan a arriesgar todo lo que les queda para conseguirlo, e incluso, algunas veces, sus vidas.

Uno de los problemas más graves que trae esto es la indocumentación de muchos de los emigrantes, lo que puede ocasionar que sufran tratos y condiciones que, además de ilegales, pueden llegar a violar los derechos humanos.

Las razones que invitan a los residentes de América Latina a marcharse son las dificultades que a menudo presentan sus países: crisis financieras, pobreza, inestabilidad política, etc. Muchos padres viajan con la intención de ofrecer a sus hijos una educación y una vida que no les pueden ofrecer sus lugares de origen. La lucha por el bienestar de los suyos, siempre es una fuerte motivación para tomar la importante decisión de dejar atrás su nación.

También son comunes los casos en los que un solo miembro (generalmente madre o padre) viaja a un país para encontrar trabajo y conseguir dinero que enviarle a su familia, que se queda en el país de origen. A menudo, cuando se ha conseguido suficiente dinero, los miembros de la familia que han quedado allí, logran viajar también para reunirse de nuevo todos juntos y quedarse en el país receptor.

Pero no solamente emigran las personas con pocos recursos, sino que también lo hacen aquellas que tienen una formación y cualificación específica y que, consideran, serán mejor valoradas en otros países, donde los recursos económicos son más altos. Normalmente este tipo de emigrante suele haber viajado con anterioridad al destino (bien por estudios o bien por ocio) y ya lo conocen.

Y cuando los países latinos presentan serias dificultades para crear y mantener empresas de nueva creación, ya sea por la legislación, la economía o las posibilidades de desarrollo, los empresarios y los emprendedores también ven la migración como una opción para llevar a cabo sus proyectos.

Los destinos más populares son países dentro del continente americano por las diferentes posibilidades a la hora de viajar, la cercanía y las fronteras (América Latina, Estados Unidos o Canadá) o el europeo (España, Italia, Inglaterra, Alemania, etc.)

Definitivamente, mientras las personas sigan creyendo en una vida llena de oportunidades más allá de sus fronteras, no dejarán de seguir considerando la emigración a otros países como una posible solución a sus problemas.