Las protestas en Venezuela

Los asesinatos de Mónica Spear y su esposo resultaron ser un prefacio de lo que iba a devenir en Venezuela en los meses siguientes. Si esto ya había logrado enturbiar la situación, no se pudo contener más cuando se descubrió que tres dirigentes estudiantiles habían sido apresados y tratados como meros malhechores. Resultó ser la chispa que encendió la mecha de una dinamita que llevaba meses amenazando.

Desde la llegada de Nicolás Maduro a la presidencia de Venezuela, el país latinoamericano ha sufrido una creciente inestabilidad. El pueblo venezolano considera que no se están respetando sus derechos, y en 2014 las protestas –que ya venían convocándose desde 2013- pasaron a ser más organizadas y multitudinarias.

A pesar de que el Gobierno también ha logrado alguna marcha a su favor, las cifras de opositores son cada vez más alarmantes. Las manifestaciones y otros disturbios derivados, se ha cobrado más de 3.000 víctimas entre fallecidos, heridos y arrestados. Se han llegado, incluso, a denunciar casos de tortura a varias decenas personas.

Pero, ¿cuál es la razón por la que los venezolanos hayan llegado a entregar sus propias vidas?

Debido a las deficientes políticas económicas del Gobierno, Venezuela ha sufrido la inflación más alta detectada en el 2013. El pueblo venezolano ha visto cómo han empezado a escasear productos de primera necesidad hasta límites intolerables.

Se acusa también, al gobierno venezolano, de intentar controlar los medios de comunicación. A falta de pruebas de demostrar su intento por bloquear Twitter, sí es de conocimiento popular que se ha prohibido la actividad en el país a las cadenas de televisión internacionales CNN y NTN24.

La creciente inseguridad es otra de las razones que ha llevado a la gente a tomar las calles. Muchos de los manifestantes denuncian que cada vez la violencia es más frecuente, y que temen por sus vidas cada día.

Por si esto fuera poco, los estudiantes también se han unido a las protestas. Aunque se realizaban en un primer momento en contra de la inseguridad que se venía sufriendo desde hace tiempo, las duras represalias que se tomaron contra ellos provocaron el enfado y descontento de más estudiantes y ciudadanos que se fueron uniendo a las manifestaciones.

El mundo entero no ha quitado ojo a los desastres acontecidos en el país latinoamericano, y Estados Unidos ha decidido actuar y responder para defender al pueblo venezolano. Para ello, se está desarrollando un proyecto de ley que permita sancionar a los funcionarios venezolanos involucrados en varios actos de violación de los derechos humanos.

Esperamos que Venezuela, con el apoyo de más instituciones y países, logre alcanzar “El futuro que queremos”, lejos de la violencia, las respuestas opresivas de gobiernos que rozan lo dictatorial, la violación de los derechos humanos y la falta de libertad de expresión (y acción).